Archivos para agosto, 2012

SIMBIOSIS MECÁNICA

Publicado: 30 agosto, 2012 en Pensamientos

¿Llegará un momento que todos seremos como este robot, sin sensibilidad, sin sentimientos, sin solidaridad?  Solo un recipiente para llenar con datos.

Estamos creando un mundo tan frío, tan mecánico y tan incomunicado que estamos llegando a ser una simbiosis mecánica.

Anuncios

EL MATRIMONIO O UNIÓN NO FACULTA

Publicado: 27 agosto, 2012 en Pensamientos

Extraído del libro de género epistolar de Kahlil Gibran, CARTAS DE AMOR DEL PROFETA, este fragmento nos permite reflexionar sobre lo que no nos faculta el matrimonio o cualquier relación, de pareja a hacer, por el simple hecho de compartir y vivir con tu amado/a, ya que la verdadera relación de pareja es dar sin recibir, y entonces recibiremos igualmente lo que damos, amor.

Dice así:

“El matrimonio no faculta a nadie para esclavizar al otro, excepto en aquellas parcelas donde uno permite ser dominado. Tampoco da otra libertad más allá de la que uno decide admitir, porque sólo podemos recibir aquello que damos. Para las personas inteligentes la base del matrimonio es una genuina amistad en la que cada uno lucha por sus propios sueños y por los de la persona a quien ama.”

Sin esos sueños, la relación se transforma en una serie de almuerzos y cenas en la cocina. No existen dos almas idénticas. En la amistad y en el amor los dos implicados levantan las manos juntos, para asir un momento que no podrían alcanzar si estuviesen separados. La vieja formula de la ceremonia del matrimonio “recibes a fulano de tal, en la salud y en la enfermedad, etc.” me parece absurda. ¿Como alguien puede “recibir” a otro? Uno de los dos dejaría de existir o incluso peor: ambos perderían su identidad. Eliminando formulas de unión, ésta es la Era del Amor, recibiendo al otro sin perder tu identidad, pero siendo uno desde el espíritu de dos, con amistad, con muchos almuerzos y cenas, llenos de ilusión y de encanto por el simple hecho de vivir la vida en amor. El matrimonio (o unión) no faculta a hacer esclavos, ni a crear dominios abanderando un falso amor. Pero si que faculta, a hacer seres libres llenos de amor, ilusión y pasión.

CON AMOR DE LÁMPARA DE ACEITE,

AUTOR:SILVER

INSTRUCCIONES PARA UNA VIDA 

1. Ten en cuenta que los grandes amores y logros entrañan un gran riesgo. 

2. Si pierdes, no pierdas la lección. 

3. Aplica las tres “erres”:  

– Respétate a tí mismo. 

– Respeta a los demás. 

– Responsabilízate de tus acciones. 

4. Recuerda que, a veces, no conseguir lo que quieres es un maravilloso golpe de suerte. 

5. Aprende las reglas para que sepas incumplirlas cuando conviene. 

6. No permitas que una pequeña discusión empañe una relación. 

7. Cuando te des cuenta de que has cometido un error, toma inmediatamente las medidas necesarias para corregirlo. 

8. Pasa algún tiempo solo todos los días. 

9. Abre los brazos al cambio, pero no abandones tus valores. 

10. Recuerda que el silencio, a veces, el silencio es la mejor respuesta. 

11. Vive una vida honrada. Después, cuando seas mayor y mires hacia atrás, serás capaz de disfrutarla de nuevo. 

12. Un entorno de amor en tu hogar es la base de tu vida. 

13. Cuando no estés de acuerdo con tus seres queridos, preocúpate únicamente por la situación actual. No hagas referencia a anteriores disputas. 

14. Comparte tus conocimientos. Es la forma de lograr la inmortalidad. 

15. Se bueno con la Madre Tierra. 

16. Una vez al año, acude a un lugar al que no hayas ido antes. 

17. Recuerda que la mejor elección es aquella en la que el amor mutuo es mayor que la necesidad mutua. 

18. Juzga tu éxito en función de aquello a lo has renunciado para conseguirlo. 

19. Ama y cocina con absoluto derroche. 

Dalai Lama

Gracias a mi buen amigo Omar Calderón Bucio, colaborador y parte de este Candil, por haberme proporcionado estas instrucciones de vida y paz para poder compartirlas con todos.

CUANDO EL VIENTO SOPLA

Publicado: 20 agosto, 2012 en Pensamientos

Hace algunos años un hacendado poseía tierras a lo largo del litoral del Sur Atlántico.

Constantemente anunciaba estar precisando empleados. La mayoría de las personas estaban poco dispuestas a trabajar en campos a lo largo del Atlántico. Temían las horribles tempestades que barrían aquella región,  haciendo estragos en las construcciones y las plantaciones. 

Buscando nuevos empleados,  recibió muchos rechazos. Finalmente, un hombre bajo y delgado, de edad media se aproximó al hacendado. 

– ¿Usted es un buen labrador?  le preguntó el hacendado. 

– Bueno, yo puedo dormir cuando el viento sopla.- le respondió el pequeño hombre. 

Bastante confuso con la respuesta, el hacendado, desesperado por ayuda, lo empleó. Este pequeño hombre trabajó bien en todo el campo, manteniéndose ocupado desde el amanecer hasta el anochecer. 

El hacendado estaba satisfecho con el trabajo del hombre. 

Pero entonces, una noche, el viento sopló ruidosamente. El hacendado saltó de la cama, agarró una lámpara y  corrió hasta el alojamiento del empleado.

Sacudió al pequeño hombre y le gritó: 

¡Levántate! Una tempestad está llegando! ¡Amarra las cosas antes que sean arrastradas! 

El hombre pequeño se dio la vuelta en la cama y le dijo firmemente:

– No señor. Yo ya le dije que yo puedo dormir cuando el viento sopla. 

Enfurecido por la respuesta, el hacendado estuvo tentado a despedirlo inmediatamente.

En vez de eso, se apresuró a salir y preparar el terreno para la tempestad. Del empleado se ocuparía después. 

Pero, para su asombro, encontró que todas las parvas de heno habían sido cubiertas con lonas firmemente atadas al suelo.

Las vacas estaban bien protegidas en el granero, los pollos en el gallinero, y todas las puertas muy bien trabadas.

Las ventanas bien cerradas y aseguradas. Todo estaba amarrado. Nada podría ser arrastrado. 

El hacendado entonces entendió lo que su empleado le había querido decir. Y retornó a su cama para también dormir cuando el viento soplaba. 

Lo que se quiere decir con esta historia, es que cuando se está preparado espiritualmente, mentalmente y físicamente no se tiene nada que temer. 

 ¿Tú puedes dormir cuando los vientos soplan en tu vida?

EL CANDIL CIERRA POR VACACIONES

Publicado: 5 agosto, 2012 en Pensamientos

Luces del Candil, nos vemos el próximo 20 de Agosto de 2012, ya que cojo unos días de vacaciones para descansar y reponer fuerzas, y así de nuevo cuando vuelva compartir con todos vosotros nuevos pensamientos.

Contestaré  mientras tanto a cualquier comentario que hagáis en el mismo, pero no publicaré nada hasta la vuelta. Mientras tanto  no olvidaros de lo más importante, ser felices, que es sencillo y además no cuesta nada, es gratis. 

“Hace mucho tiempo, el Sueño y el Dios de la Tormenta comenzaron una encarnizada guerra el uno contra el otro. El sueño decidió otorgar el reposo nocturno a los marineros, que estaban continuamente asediados por el furioso Dios Tormenta. Al parecer, este gesto no gustó mucho a la deidad que enfadada decidió urdir una cruel venganza.

El Dios Tormenta desató una serie de vientos y fuerte temporal que terminó arrastrando a Sueño y sus hijos los sueños a una inaccesible isla. Esa isla suponía una cárcel lúgubre y triste para sus cautivos  ya que en ella todo era tristeza y muerte, nada florecía y estaban expuestos a la desazón constante de la melancolía.

Durante el día Tormenta desataba su furia contra la isla, impidiendo así que pudieran salir de ella y condenándolos al olvido, pero Sueño se dio cuenta de que cuando caía la noche la Diosa Luna lo iluminaba tenuemente todo y era el momento en el que Tormenta se retiraba a su morada.  Sueño estaba muy preocupado por sus hijos los sueños, que cada vez estaban más tristes y desolados, así que aprovechó esas horas en las que Tormenta  no estaba activo para dejarlos marchar durante un rato y evadirse así de la tristeza del cautiverio.

Los pequeños sueños a partir de ese momento se escapan todas las noches recorriendo el mundo entero, se posan encima de los corazones de las personas que descansan y transportan divertidos a esos seres al mundo onírico. Pero eso solo sucede de noche, ya que de día los implacables vientos desatados por el Dios Tormenta los hacen nuevamente prisioneros y los transportan a la lejana isla.

El sueño es un estado de reposo uniforme de un organismo. En contraposición con el estado de vigilia -cuando el ser está despierto-, el sueño se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración) y por una respuesta menor ante estímulos externos.

El vocablo «sueño» (del latín somnus, raíz original que se conserva en los cultismos somnífero, somnoliento y sonámbulo) designa tanto el acto de dormir como el deseo de hacerlo (tener sueño). Metafóricamente, se afirma que una parte del cuerpo se le ha dormido a uno, cuando se pierde o reduce pasajeramente la sensibilidad en la misma (parestesia).

Un sueño es una manifestación de imágenes -y a veces sonidos- que muestran interrelaciones comunes y no comunes. Es un espejo que refleja algún aspecto de la vida o el inconsciente, un escenario para ensayar posibilidades de expresión externas, una ventana de oportunidad para el auto conocimiento.” (Stephorn Kaplan Williams de Manual para la interpretación de los sueños).

FAHRENHEIT 451 DE RAY BRADBURY

Publicado: 2 agosto, 2012 en Pensamientos

Fahrenheit 451 es una novela distópica publicada en 1953 por el escritor estadounidense Ray Bradbury. El título hace referencia a la temperatura en la escala de Fahrenheit (°F) a la que el papel de los libros se inflama y arde, equivalente a 233º C.

La película homónima de 1966, basada en dicha novela, fue dirigida por François Truffaut. Años después Michael Moore utilizó ese título, transformado, para uno de sus documentales, algo por lo que Bradbury protestó.

Sinopsis 

Montag es un bombero encargado de quemar los libros, por orden del gobierno. Todo cambia cuando conoce a Clarisse, una mujer que le genera dudas sobre su felicidad, y su amor por su esposa. 

Argumento completo 

Montag es un bombero. En la sociedad imaginada por la novela, de carácter distópico, los bomberos tienen la misión de quemar libros ya que, según el gobierno, leer impide ser felices porque llena de angustia; al leer, los hombres empiezan a ser diferentes cuando deben ser iguales, el cual es el objetivo del gobierno, que vela por que los ciudadanos sean felices para que así no cuestionen sus acciones y los ciudadanos rindan en sus labores. 

Al principio de la novela el país de Montag está al borde de la guerra. 

Montag conoce a una muchacha llamada Clarisse, que es señalada como loca por pensar. Clarisse cuenta que a ella y a su familia los tachan de “antisociales” porque formulan preguntas, en lugar de que su entorno las pregunte y las respondan ellos mismos. Es esa joven la que empieza a generar en Montag la duda sobre si verdaderamente es feliz, además de despertarle la curiosidad acerca de los libros. El jefe de Montag, Beatty, le dice que los libros sólo sirven para hacer sentir mal a las personas. Es un hombre astuto que sigue los ideales utópicos del gobierno, confiando plenamente en el sistema que rige a toda la sociedad. 

Montag acude a un incendio en el que había que quemar una casa de una mujer anciana que tenía una biblioteca. Antes de echar el queroseno, Montag toma un libro y se lo lleva escondido. La anciana no sólo se rehúsa salir de su casa, sino que es ella misma quien le prende fuego con una cerilla, porque piensa que es mejor morir con sus libros que vivir en la ignorancia. Esto impacta más a Montag y le hace pensar en cuanto han de valer los ideales por los que lucha aquella gente, cosa que aumenta su curiosidad. 

La esposa de Montag, Mildred, ha sido manipulada desde siempre por los ideales que el gobierno ha planteado en los ciudadanos, así como Montag, hasta que conoció a Clarisse. 

Montag se acuerda de un viejo que conoció en el parque, un profesor de literatura llamado Faber. Como Montag tenía una colección de libros escondida, fruto de una curiosidad que había incrementado desde ese encuentro, se lleva un ejemplar de la Biblia, como carnada para Faber. Le plantea al viejo profesor la necesidad de luchar para que los libros permanezcan sobre la ignorancia. 

Diseñan un plan entre los dos para cumplir este objetivo. Faber planea contactar con un impresor desempleado y con varios académicos exiliados amigos de él. Le da a Montag un dispositivo para que se puedan mantener comunicados y sigan diseñando el plan, además de las ansias de Faber de oír los argumentos que ofrece Beatty. 

Al llegar a su casa, Montag encuentra a Mildred y a unas amigas hablando con la “familia”. Molesto por su ignorancia y por ver que son incapaces de dar cariño incluso a sus maridos e hijos, saca un libro de poemas y lee uno. Una de las amigas se pone a llorar y otra se enoja con él. Faber le reprocha por haber hecho esto, ya que lo considera un error y una gran imprudencia. Tras esto se va a trabajar a la estación de bomberos. 

Suena un aviso de alarma y marchan a atenderla. Cuando llegan al lugar Montag ve horrorizado que es su propia casa. 

Al llegar, sale Mildred corriendo y se va en un taxi. Beatty le revela a Montag que fue ella quien hizo la denuncia, pero que sus amigas ya habían hecho otra. Le ordena quemar él mismo la casa junto con los libros. Beatty empieza a golpear y a provocar a Montag y cuando se da cuenta del dispositivo con el que Montag se comunicaba con Faber lo apaga, lo guarda en su bolsillo y le dice que va a seguir su señal para encontrar a Faber. Enfurecido, Montag quema vivo a Beatty con el lanzallamas. 

Montag huye. A pesar de que se había organizado una intensa búsqueda por parte de las autoridades, Montag logra escapar al bosque, dando con un grupo de personas llamados hombres libro, que resultan ser académicos dirigidos por un hombre llamado Granger. Granger le cuenta que la misión de ellos es ir por los bosques, teniendo conocimiento de los libros y memorizarlos para transmitirlos oralmente y así, un día, poder imprimirlos. 

Ediciones 

El libro fue publicado por primera vez en 1953, para criticar la censura de libros en Estados Unidos, como resultado del “Macarthismo” del senador Joseph McCarthy, al igual que la quema de libros en la Alemania Nazi en 1933 y el lanzamiento de las bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki. El libro fue publicado por primera vez en episodios en la recientemente iniciada revista Playboy.

En 1967 se publicó una versión censurada, sin conocimiento de Bradbury, donde se omitían las palabras “Damn” y “Hell” (“maldito” e “infierno”). Poco después se publicó otra versión con todas sus palabras y una explicación por parte de Bradbury acerca de lo que pasó con el anterior libro. 

Ray Douglas Bradbury (Waukegan, Illinois, 22 de agosto de 1920 – Los Ángeles, California, 5 de junio de 20121 2 ) fue un escritor estadounidense de misterio del género fantástico, terror y ciencia ficción. Principalmente conocido por su obra Crónicas marcianas (1950)3 y la novela distópica Fahrenheit 451 (1953). 

Biografía 

Ray Bradbury nació el 22 de agosto de 1920 en Waukegan, Illinois, hijo de Leonard Spaulding Bradbury y de Esther Moberg, inmigrante sueca. Su familia se mudó varias veces desde su lugar de origen hasta establecerse finalmente en Los Ángeles en 1934. Bradbury fue un ávido lector en su juventud además de un escritor aficionado. No pudo asistir a la universidad por razones económicas. Para ganarse la vida, comenzó a vender periódicos. Posteriormente, se propuso formarse de manera autodidacta a través de libros, comenzando a realizar sus primeros cuentos. Sus trabajos iniciales los vendió a revistas, a comienzos del año 1940. Finalmente, se estableció en California, donde continuó su producción hasta su fallecimiento. 

También trabajó como argumentista y guionista en numerosas películas y series de televisión, entre las que cabe destacar su colaboración con John Huston en la adaptación de Moby Dick para la película homónima que éste dirigió en 1956. 

Existe un asteroide llamado (9766) Bradbury en su honor. 

En 1947, se casó con Marguerite McClure (1922–2003), con quien tuvo cuatro hijos. Como dato curioso, nunca obtuvo una licencia de automovilista. 

Murió el 5 de junio de 2012 a la edad de 91 años en Los Ángeles, California. A petición suya, su lápida funeraria, en el Cementerio Westwood Village Memorial Park, lleva el epitafio: «Autor de Fahrenheit 451». 

Características de su obra 

Se consideraba a sí mismo «un narrador de cuentos con propósitos morales». Sus obras a menudo producen en el lector una angustia metafísica, desconcertante, dado que reflejan la convicción de Bradbury de que el destino de la humanidad es «recorrer espacios infinitos y padecer sufrimientos agobiadores para concluir vencido, contemplando el fin de la eternidad». 

Un clima poético y un cierto romanticismo son otros rasgos persistentes en la obra de Ray Bradbury, si bien sus temas están inspirados en la vida diaria de las personas. Por sus peculiares características y temáticas, su obra puede considerarse como exponente del realismo épico, aunque nunca la haya definido de este modo. 

Si bien a Bradbury se le conoce como escritor de ciencia ficción, él mismo declaró que no era escritor de ciencia ficción sino de fantasía y que su única novela de ciencia ficción es Fahrenheit 451. 

“En mis obras no he tratado de hacer predicciones acerca del futuro, sino avisos. Es curioso, en mi país cada vez que surgía un problema de censura salía a relucir como paradigma de la libertad Farenheit 451. Los intelectuales, ya sean de derechas o de izquierdas, siempre tienen miedo a lo fantástico porque les parece tan real ese mundo que creen que estás intentando engañar y, evidentemente, así es. (…) Vivimos en un mundo que nos absorbe con sus normas, con sus reglas y la burocracia, que no sirve para nada. Hay que tener mucho cuidado con los intelectuales y los psicólogos, que te intentan decir lo que tienes que leer y lo que no». 

Película

Fahrenheit 451 es una película de ciencia ficción del Reino Unido, dirigida por François Truffaut, estrenada en 1966 y basada en la novela homónima Fahrenheit 451 (1953) de Ray Bradbury. 

“Fahrenheit 451” (equivalente a 233 °C) recibió ese título porque la novela menciona que a esa temperatura se quema el papel. 

Crítica hacia la película por François Truffaut  

Los abogados hollywoodenses de la Universal (productora de la cinta) querían que no se quemaran los libros de Faulkner, Sartre, Proust, Genet, Salinger, Audiberti…: “Limítese a los libros que pertenezcan al dominio público”, dicen por temor a eventuales procesos. Eso sería absurdo. He consultado a un abogado de Londres que afirma: “Ningún problema. Tiene usted todo el derecho de citar todos los títulos y autores que quiera”.

Habrá tantas citas en Farenheit 451 como en los once films de Godard juntos… Sólo hoy me he dado cuenta de que es imposible dejar caer los libros fuera de cuadro en esta película. Debo acompañar su caída hasta el suelo. Los libros son aquí personajes, y cortar su trayecto equivale a dejar fuera de cuadro la cabeza de un actor. Notaba que algunos planos de la película eran malos desde el principio y ahora comprendo que era a causa de esto.