Archivos para diciembre, 2017

 

El error más grande lo cometes cuando, por temor a equivocarte, te equivocas dejando de arriesgar en el viaje hacia tus objetivos.

No se equivoca el río cuando, al encontrar una montaña en su camino, retrocede para seguir avanzando hacia el mar; se equivoca el agua que por temor a equivocarse, se estanca y se pudre en la laguna.

No se equivoca la semilla cuando muere en el surco para hacerse planta; se equivoca la que por no morir bajo la tierra, renuncia a la vida.

No se equivoca el hombre que ensaya distintos caminos para alcanzar sus metas, se equivoca aquel que por temor a equivocarse no acciona.

No se equivoca el pájaro que ensayando el primer vuelo cae al suelo, se equivoca aquel que por temor a caerse renuncia a volar permaneciendo en el nido.

Se equivocan aquellos que no aceptan que ser hombre es buscarse a sí mismo cada día, sin encontrarse nunca plenamente.

Al final del camino no te premiarán por lo que encuentres, sino por aquello que hayas buscado honestamente.

Anuncios
El inglés Andy Park cumplió su sueño de niño de que todo el año sea Navidad. Desde hace doce años, este hombre de 45 años celebra todos los días con una tradicional comida con pavo.
De esta manera, “Mr. Christmas”, como se bautizó a él mismo, consumió desde 1993 4. 380 pavos, 26.280 patatas asadas, 109.000 coles de Bruselas y 219.000 guisantes (arvejas).
A ello se suman 1.500 litros de salsa y más de 14.700 botellas de champán, jerez y vino.
Este padre de familia tampoco ahorra en los regalos. En todos estos años, hizo 21.900 regalos, la mayoría a sí mismo. Esta comida navideña diaria le ha costado hasta ahora unos 365.000 euros.
Un día normal en la vida de este electricista de Melskham, en el sudoeste de Inglaterra, se asemeja al de muchos otros británicos el día de la verdadera Navidad: Para el desayuno, toma seis pequeñas tartas navideñas (mince pies) y un sandwich de pavo.
Luego, acude a su trabajo, pero sólo hasta las 11:30, porque luego debe comer el plato especial preparado por él mismo. Para divertirse, enciende además 40 cohetes.
En torno a las 15:00, mira un discurso navideño de la reina Isabel II, que tiene grabado en video, y por la noche llega la hora de abrir los regalos. Andy Park asegura que incluso cuando está de viaje o sale a comer con amigos insiste siempre en un menú navideño completo.
Su novia y su hija de veinte años dicen que está loco, relató. Pero a él no le importa. “Lo hago desde hace 12 años, y lo haré otros 12. No me aburro nunca. Me encanta la Navidad”.
Claro que también “Mr. Christmas” padece las consecuencias negativas de la comida navideña. A lo largo de los años, aumentó de 79 a 133 kilos, aunque luego bajó hasta los 98.
Está claro que el espiritu navideño no solo se basa en lo material como esta persona, pero si que deberíamos conservarlo durante todos los días del año sobre todo por lo que transmite amor y paz.
¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS LOS MIEMBROS DEL GRUPO DE PARTE DEL ADMINISTRADOR!!