Archivos para febrero, 2015

LA ACTITUD INTERIOR

Publicado: 23 febrero, 2015 en Pensamientos

 4048216804_5c61e5c234

Eran dos grandes amigos. Trabajaban en un pueblo y decidieron ir a pasar unos días a la ciudad. Comenzaron a caminar y en una gran calle vieron un burdel que estaba frente a frente con un santuario. Uno de los amigos decidió pasar unas horas en el burdel, bebiendo y disfrutando de las bellas prostitutas, en tanto que el otro optó por pasar ese tiempo en el santuario, escuchando a un maestro que hablaba sobre la conquista interior.

Pasaron unos minutos, y entonces el amigo que estaba en el burdel comenzó a lamentar no estar escuchando al maestro en el santuario, en tanto que el otro amigo, por el contrario, en lugar de estar atento a las enseñanzas que estaba oyendo, estaba ensoñando con el burdel y reprochándose a sí mismo lo necio que había sido por no elegir la diversión. De este modo, el hombre que estaba en el burdel obtuvo los mismos méritos que si hubiera estado en el santuario, y el que estaba en el santuario acumuló tantos deméritos como si hubiera estado en el burdel.

Precediendo a los actos, está la actitud interior. En la actitud interior comienza la cuenta de méritos y deméritos.

Anuncios

UN ERMITAÑO EN LA CORTE

Publicado: 2 febrero, 2015 en Pensamientos

 45stariki

En la corte real tuvo lugar un fastuoso banquete. Todo se había dispuesto de tal manera que cada persona se sentaba a la mesa de acuerdo con su rango. Todavía no había llegado el monarca al banquete, cuando apareció un ermitaño muy pobremente vestido y al que todos tomaron por un pordiosero. Sin vacilar un instante, el ermitaño se sentó en el lugar de mayor importancia. Este insólito comportamiento indignó al primer ministro, quien, ásperamente, le preguntó:

.- ¿Acaso eres un visir?

.- Mi rango es superior al de visir.-repuso el ermitaño.

.- ¿Acaso eres un primer ministro?

.- Mi rango es superior al de primer ministro.

Enfurecido, el primer ministro inquirió:

.- ¿Acaso eres el mismo rey?

.- Mi rango es superior al del rey.

.- ¿Acaso eres Dios?.-preguntó mordazmente el primer ministro.

.- Mi rango es superior al de Dios.

Fuera de sí, el primer ministro vociferó:

.- ¡Nada es superior a Dios!

Y el ermitaño dijo con mucha calma:

.- Ahora sabes mi identidad. Esa nada soy yo.

yoga-symbol_157260254

Más allá del ego y sus conceptos, está aquel que ha liberado la mente.